Ocho indicadores de un liderazgo bíblico

Existen muchas barreras para los ministerios y líderes alrededor del mundo. Algunas de las barreras más conocidas son las que podemos ver: persecución, falta de acceso a la Biblia, falta de capacitación teológica, recursos insuficientes, etc. Pero, hay barreras que no vemos en la superficie. Barreras como las relaciones dentro de las familias y de la iglesia, la capacidad de presentar una sana doctrina o la comprensión de cómo discipular a otras personas para que se conviertan en multiplicadores de la Palabra y las Buenas Nuevas. Todo esto es esencial en nuestra misión de ayudar a los líderes ministeriales para promover la transformación del Evangelio en sus comunidades, al abordar las barreras que podemos ver y las que no podemos ver.

Cuando trabajamos con líderes ministeriales, nuestra prioridad se encuentra en el corazón del líder. A menudo, este es el primer obstáculo por superar para fomentar la transformación. Mediante capacitaciones educativas, podemos trabajar junto a estos líderes y ofrecer procesos de coaching relevantes, herramientas tecnológicas y otros recursos con el objetivo de ayudarlos a avanzar en su relación con Cristo, y así, estos líderes pueden ser más efectivos en sus ministerios.

Estos indicadores que se presentan a continuación, no sólo los buscamos en los líderes con quienes trabajamos, sino que también apuntan directamente a nuestros propios corazones. Como ministerio, buscamos abordar estas áreas de nuestras vidas, tanto como deseamos ayudar al cuerpo de Cristo a hacer lo mismo. Creemos que al construir estas áreas, Dios está usando a los líderes de una manera poderosa para lograr la transformación dentro de las comunidades.

Pastors praying

Ocho indicadores de un liderazgo bíblico:

1. Espiritualidad: al observar la vida del líder, nos preguntamos: ¿cómo es su vida devocional? ¿Incorporan disciplinas espirituales en su vida (como la oración frecuente, la lectura de la palabra, la adoración, etc.)? ¿Ha habido una evidente dependencia total del Señor en situaciones difíciles? Las respuestas a estas preguntas nos dicen acerca de la profundidad y la madurez de la vida espiritual del líder. (Gálatas 5: 22-23, 1 Corintios 13, Juan 14:27, Filipenses 4: 7, Juan 17:21).

2. Carácter íntegro: el carácter íntegro es importante para dar consistencia a todos los aspectos de la vida, no solo a las áreas que parecen ser evidentemente ministeriales. Esto implica observar las acciones y la postura del líder en su vida emocional, espiritual, física, sexual, social, familiar, económica, laboral y ministerial. Observamos si sus acciones y palabras se someten al Creador en todas las áreas de su vida. ¿Se presentan ellos mismos en todo momento como un siervo de Cristo de quien obtienen fortaleza como líderes? (Proverbios 3: 5-6, Isaías 40:31, 2 Corintios 3: 2, Romanos 12: 3).

3. Formación: para todos los cristianos este es un proceso continuo de conversión para llegar a ser alguien nuevo en Cristo. Esto es sobre Dios transformando nuestras vidas y de cómo respondemos y buscamos sus propósitos. Esta parte activa del ministerio luce diferente para cada persona, pero es similar en que produce fruto. Algunas actividades pueden incluir: involucrarse en un grupo de apoyo espiritual, tomar capacitaciones teológicas, organizar un estudio bíblico o equipar a otras personas con capacitación y recursos (1 Timoteo 3: 6, Lucas 6: 43-45, Juan 15: 8, Santiago 3: 1).

4. Multiplicación: la multiplicación implica animar e instruir a otros líderes para convertirse en mayordomos de Cristo. Es importante que los mentores tengan un seguimiento sólido de los líderes que, a su vez, son mentores de otros discípulos. Mediante un efectivo proceso "mentor-discípulo" deseamos ver una transformación dirigida por el Espíritu en las vidas de quienes están siendo instruidos y en las vidas de quienes instruyen o enseñan (el efecto de multiplicación). (1 Corintios 3: 9, 15:10, 2 Timoteo 2: 2, Apocalipsis 7: 9).

5. Relaciones: la importancia de las relaciones es un indicador claro de la transformación que genera el Evangelio en la vida de un líder. Hay varios elementos dentro de la Biblia que nos muestran cómo son las relaciones saludables desde la fidelidad en el matrimonio hasta el equilibrio entre familia, ministerio y trabajo. Un líder debe demostrar que reconoce la voluntad del Señor para ser fiel, para lograr la reconciliación, para ser un servidor de los demás, tener un buen testimonio, decir la verdad, expresar amor, etc. (Romanos 12: 3, Juan 13:35, Gálatas 5: 14-15, Mateo 5: 9, Romanos 13: 1).

6. Propósito y Llamado: esta es la capacidad de dar cuenta del llamado que Dios ha puesto en el corazón. Pablo nos recuerda que siempre estemos listos para presentar defensa de nuestra fe (1 Pedro 3:15) y cuando esto se practica, podemos reconocer las motivaciones del corazón. También es importante reconocer los diferentes dones y habilidades que Dios le ha dado a cada líder. (Hebreos 12: 1-2, Proverbios 16: 9, Efesios 4: 11-14).

7. Servicio: siguiendo el modelo de Jesús, estamos llamados a servir a los demás. El liderazgo nunca debe confundirse con poder, sino que debe relacionarse con el servicio humilde al pueblo de Dios. El servicio también significa la disposición de colaborar con otras personas para hacer cumplir el propósito del cuerpo de Cristo. El liderazgo basado en el servicio coloca el servicio a otras personas antes que a uno mismo y no espera nada a cambio. (Lucas 22:27, Filipenses 2: 4).

8. Mayordomía: esto incluye indicaciones de que el líder está administrando los recursos que Dios le ha confiado lo mejor que puede. ¿Qué rendición de cuentas está dando sobre su vida personal y sobre las vidas de quienes pastorea en el ministerio? ¿Es el líder transparente en el uso de los recursos? (1 Pedro 2: 13-14, Proverbios 1:19).

Si bien esta no es una lista extensa, hemos descubierto que estas son áreas fundamentales en la vida que necesitan la transformación que genera el Evangelio, a medida que se desarrolla un líder. Al reflexionar sobre el supremo y más grande líder de todos -Jesús- tenemos la guía que necesitamos para transformar la manera en que vivimos, trabajamos, discipulamos y proclamamos el amor de Cristo.

5 Comments

  1. PABLO NORBERTO GAITAN RAMOS el abril 11, 2018 a las 3:25 pm

    LA FALTA DE LIDERAZGO EN EL MUNDO, SE DEBE A LA FALTA DE CONOCIMIENTO, YA QUE TODO EL PUEBLO DE DIOS ESTA EN OSEAS 4:6, LO QUE SE ESTA ENSEÑANDO, LE FALTA LA PROFUNDIDAD DE LA PALABRA QUE SE LLAMA, FALENCIA DEL ESPÍRITU DE LA PALABRA QUE HABLA SAN JUAN 14:16-17, PORQUE DESCONOCEMOS, QUIEN ES LA PALABRA, QUIÉN ES EL VERBO, QUIÉN ES EL CRISTO, QUIEN ES JESÚS Y QUIEN ES JESUCRISTO, Y SIEMPRE ESTAMOS HABLANDO DE UNO SOLO «CRISTO», NO SABEMOS PORQUE DIOS LE CAMBIÓ EL NOMBRE A JESÚS POR EL DE JESUCRISTO, Y SIEMPRE ESTAMOS PREDICANDO EL MISMO EVANGELIO DE HACE MÁS DE 50 AÑOS, CONVIRTIÉNDONOS EN LOS APÓSTATAS DEL ULTIMO MILENIO, CUMPLIENDO LO QUE DICE EL LIBRO DE LOS HEBREOS 5:11-14 ; 6:1-8, CRUCIFICANDO A LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA ETERNA, DESANGRANDOLA Y ENTERRÁNDOLA, CUMPLIENDO LO QUE DICE HEBREOS 6:4-6, LLEVANDO AL PUEBLO DE DIOS, A QUE RENUNCIEN A LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA ETERNA. NUNCA SE HAN PREGUNTADO A QUE FUERON LOS APÓSTOLES AL APOSENTO ALTO, CUANDO ELLOS YA HABÍAN RECIBIDO EL ESPÍRITU SANTO CON ANTERIORIDAD, SAN JUAN 20:21, Y QUE ESPÍRITU FUE EL QUE LLEGÓ ESE DÍA, HECHOS 1:8, VERDADES QUE NO PERMITEN SER PREDICADAS, PERO QUE USO ESTE MEDIO, PARA QUE SE DIFUNDA UNA VERDAD, SIN ANIMO DE RIDICULIZAR LAS VIEJAS ESCUELAS, PORQUE SE PARECEN A LAS ESCUELAS QUE HABLA EL APOCALIPSIS 2:15, LA ESCUELAS DE LOS NICOLAÍTAS, PALABRA SIN ESPÍRITU DE REVELACIÓN, PORQUE DESCONOCEMOS EL OTRO CONSOLADOR QUE HABLA SAN JUAN 14:16-17. GRACIAS Y DIOS LES BENDIGA.

  2. PABLO NORBERTO GAITAN RAMOS el abril 11, 2018 a las 4:15 pm

    ESPERO SU COMENTARIO, PERO ME GUSTARÍA QUE FUERA BÍBLICO, DE LO CONTRARIO, ME GUSTARÍA INTERCAMBIAR CONOCIMIENTO PROFUNDO CON UDS.

    • Glenda Detrinidad el abril 17, 2018 a las 5:07 pm

      Gracias hermano Pablo Norberto por su comentario, en definitiva debatir y estudiar la Palabra nos lleva a niveles más profundos de conocimiento y espiritualidad, lo cual es el fin o la meta que Dios tiene para su iglesia… hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo (Efesios 4:13-15).

  3. Guillermo el abril 17, 2018 a las 10:42 pm

    Estimado Pablo, gracias por comentar al artículo. Sin embargo me da la impresión que los mismos obedecen a cierta doctrina fuera del ámbito evangélico, sino me equivoco. Antes de entrar en algún tipo de debate bíblico, me gustaría que profundizara más en sus comentarios, tomando en cuenta los aspectos contextuales de las citas bíblicas referidas y su pertinencia aplicativa a nuestros tiempos. Saludo.

    • PABLO NORBERTO GAITAN RAMOS el mayo 2, 2018 a las 10:18 pm

      TOMARÉ POR PARTE EL COMENTARIO ANTERIOR; PRINCIPIANDO POR SAN JUAN 14:16-17.
      PARA PODER ENTENDER ESTOS VERSÍCULOS, TENGO QUE RELACIONARLOS CON LO QUE EXPRESO JESUCRISTO EN SAN JUAN 16:7, CUANDO DICE , ES NECESARIO QUE YO ME VAYA, PORQUE SI NO ME FUERE, NO PODRÁ LLEGAR EL CONSOLADOR (EL ESPÍRITU SANTO), Y ÉSTE NOS DARÁ CONVICCIÓN DE PECADO, JUSTICIA Y JUICIO, O SEA ; EL QUE TENGA A JESUCRISTO, QUIEN ES LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA ETERNA, EL NOS ENTREGA PERSONALMENTE AL ESPÍRITU SANTO.
      LUEGO EL ROGARÁ AL PADRE, PARA QUE NOS ENVÍE EL ESPÍRITU DE LA VERDAD; LUEGO TODO CRISTIANO DEBE DE TENER .
      1- EL ESPÍRITU SANTO .
      2- EL ESPÍRITU DE LA VERDAD, QUIEN DESATA TODOS LOS DONES Y TALENTOS, Y NOS CONDUCE A TODA VERDAD, Y ES EL ESPÍRITU QUE HABLA SAN JUAN 8:32, POR ESO ES QUE EL PUEBLO DE DIOS NO HA PODIDO SER LIBRE, PORQUE NUNCA LO HA PEDIDO AL PADRE, PORQUE ÉSTE VIENE DIRECTAMENTE DE DIOS. Y POR LO MISMO NUNCA HEMOS ENTENDIDO LAS ESCRITURAS, PORQUE EL ES EL ÚNICO QUE TIENE LA REVELACIÓN, Y CONOCE LA VERDAD Y EL PROPÓSITO QUE DIOS TIENE PARA NUESTRAS VIDAS, EN CAMBIO EL ESPÍRITU SANTO, SIEMPRE ESTÁ A NUESTRO LADO, PARA DARNOS CONVICCIÓN DE PECADO, JUSTICIA Y JUICIO, Y TRABAJA DE LA MANO CON EL ESPÍRITU DE LA VERDAD. SI TIENEN MÁS PREGUNTAS FAVOR HÁGALAS. DIOS LOS BENDIGA.

Deja un comentario